Principal Informacion General Instituciones Cartografia Ingreso Correo
Estudios y proyectos
Cultura
Migración
Política
Economía
Medio Ambiente
Documentos de contexto
Circulación restringida
Participantes
Investigadores y Becarios
Enlaces a sitios relacionados
1er. Seminario
1er Seminario del Istmo
Textos sobre el Istmo
El Istmo de Tehuantepec y sus lecturas
Estudios
Estudios terminados
Estudios en proceso

Tecnologías y alternativas artesanales
>>Propuesta para realizar la investigación ...
 
  indice

5.4 PROPUESTA PARA REALIZAR INVESTIGACIÓN SOBRE LA SITUACIÓN DE LA ACTIVIDAD TEXTIL ARTESANAL DEL ISTMO DE TEHUANTEPEC.

Griselle J. Velasco Rodríguez*


Desde épocas remotas, el hombre se preocupó por el contar primeramente con un traje para proteger su cuerpo de las inclemencias del clima, y tiempo mas tarde, agregó a éste, elementos ornamentales cuya simbología daba cuenta de su pertenencia a un determinado grupo o familia, así como, del status y condición social a la que el usuario de la vestimenta pertenecía. Es decir, los maravillosos bordados de colores sobre algodón, las telas estampadas y teñidas con colorantes como el añil o la cochinilla fueron técnicas elaboradas para la fabricación del vestido de las clases privilegiadas de los reinos prehispánicos.

De esta forma, las técnicas de teñido y tejido estaban destinadas a la elaboración de trajes para la nobleza que comprendía a: los dioses (en forma de ídolos), gobernantes, sacerdotes, guerreros y a sus familiares. Y eran las mujeres pertenecientes a éstas clases sociales quienes elaboraban éste tipo de prendas. Pues la gente de clase baja únicamente podían vestir burdos vestidos de fibras como el henequén, el ixtle, la lechuguilla, el chichicaxtle, la pita y otros. Y al parecer los esclavos andaban desnudos.

Cuando los españoles llegaron, se dieron cuenta de la belleza de las prendas mesoamericanas y de la riqueza que constituían el algodón y los colorantes como la grana y el añil que se cultivaban en de manera especial debido al clima en el estado de Oaxaca y comercializaban ampliamente en el Istmo de Tehuantepec, territorio al que llegaban mercaderes de varios lugares de Mesoamérica y de Centro América, así como de la importancia que tenían entre los lugareños.

Después de la conquista, la grana y el añil formarían parte importante de los tributos a la Corona Española y constituyeron una fuente de riqueza y esclavitud desde la colonia hasta el año de 1850 cuando aparecen los colorantes sintéticos que se dieron a conocer comercialmente en forma de anilinas. El uso de estos colorantes fue, un fuerte descalabro la industria textil oaxaqueña, que se refugió en la producción casera de tejidos de algodón y seda. Sin embargo, al correr del tiempo, la introducción de telas elaboradas con fibras químicas provenientes del extranjero también vendría a arruinar esta industria.

A pesar de esto, Oaxaca, siguió produciendo grana para el comercio internacional hasta el año de 1870, y de manera especial en Ocotlán hasta 1910, decayendo a pequeños cultivos para la producción prendas tradicionales hasta nuestros días. Lo mismo ocurrió con el añil que siguió empleándose en todos los hogares del Istmo como blanqueador óptico para dar un azulado a la ropa blanca. Actualmente, como una búsqueda al regreso de las tecnologías tradicionales para la restauración del medio ambiente, y ante la amenaza cancerígena de los colorantes químicos, hallamos una solicitud constante de los países extranjeros la demanda de éstos productos. Contándose actualmente con tres empresas que logran producir comercialmente éstos productos, así como, con proyectos de carácter productivo para la recuperación de éstos cultivos.

Con respecto a la vestimenta mesoamericana, después de la Conquista de México, la forma de vivir, y de vestir del español fue impuesta por los primeros evangelizadores, quienes procuraron y obligaron a los indígenas a "cubrir sus vergüenzas ", como fue en el caso especial de aquellos grupos quienes vivían en lugares calurosos, obligando a las mujeres a cubrir sus pechos y a vestir las prendas propias de otras etnias. Así mismo, fue posiblemente en ésta época que los misioneros impusieron a los hombres el uso de la primera camisa, prenda muy parecida al huipil de las mujeres y que era una prenda propia de la clase sacerdotal y no sería sino, hasta el siglo XVII y XVIII que a través de los señores hacendados y la autoridad municipal que se obligue al hombre vestir el calzón o pantalón largo de manta.

Pasado el tiempo, al comenzar una nueva era industrial textil basada en la producción en serie, el mercado de México fue invadido por las telas provenientes del extranjero, cuyos precios son más baratos que los de las nacionales, agregándose a esto que, gracias a los medios de comunicación la moda en el vestir de los diseñadores europeos se impuso en el gusto de los mexicanos de las grandes ciudades..

Sin embargo, en Oaxaca, los grupos indígenas continuaron vistiendo sus trajes y empleando tintes naturales conservando el uso del huipil, de manera especial en aquellos lugares donde la temperatura sobrepasa los 35 ºC.

El huipil es formado por varias tiras de algodón tejidas en telar de cintura y unidas mediante costura y se complementa con su respectiva falda de enredo, y aún se sigue usando por las mujeres de la Sierra Juárez, de la Región de Tuxtepec, de la Mixteca, de los Mixes. No así en el Istmo de Tehuantepec, donde tal parece a la fecha ha desaparecido por completo, pues según Vicente Matus allá por los años 40, podían distinguirse tres clases de vestimenta en donde la falda de burda falda tejida de algodón y teñida con caracol era usada por las mujeres más humildes generalmente sirvientas, mientras que, los amplios trajes de falda y blusa de "gala" y del "diario" bordados a mano e industrialmente sobre terciopelo y poliester bordado, constituyen los otros dos tipos del vestuario empleadas por mujeres de mejor status.

Pero si bien éste traje es muy bello, su uso utilitario parece no encajar con su contexto ambiental como un traje higiénico o confortable . ¿Cuál fue la razón de que la mujer del Istmo adoptara esta forma de vestir técnicamente incómoda después de que según los historiadores y cronistas las mujeres de Tehuantepec, no cubrían su cuerpo en su totalidad debido al clima caluroso?. Existen varias hipótesis al respecto, pero tal vez la más cercana sea la de Vicente E. Matus, quien argumenta que, el traje de tehuana fue copiado del traje que usaba alguna imagen de una santa española, venerada con unción en cierto templo, y que llevaba un vestido similar a este del Istmo, singularmente por la aureola de encaje que circunda su rostro y por la caída de la gasa y olán del tocado que se desliza sobre su cuerpo. (Matus, 1940)

En la actualidad el traje de "gala" es usado en las grandes ocasiones, y uno puede ver el traje de "diario" en personas de avanzada edad, en las comerciantes del mercado, pero tal vez, la tendencia sea la de desaparecer
A MANERA DE ACERCAMIENTO A UNA INVESTIGACIÓN MAS PUNTUAL Y LA POSIBILIDAD DE REALIZAR UNA INVESTIGACION SOBRE LA SITUACION DE LOS PROCESOS TEXTILES.

Propondríamos:
Contar con un inventario de recursos como en dónde, cuánto, quién, para quién se está cultivando de añil y otros productos de carácter textil?
¿Quiénes aún usan técnicas tradicionales prehispánicas en la elaboración de textiles y por qué?
¿Quiénes usan trajes de tehuana?. El significado para la usuaria. ¿ De dónde provienen sus telas?
¿Qué representa económica y socialmente la elaboración de trajes de gala y quienes los elaboran?
¿Qué actividades textiles además de la elaboración de trajes de gala realizan los habitantes del Istmo tales como: cestería, elaboración de hamacas, etc? Así como, lo que esto representa en términos económicos, ecológicos y sociales.
¿ De dónde provienen los trajes modernos?

En mi opinión la respuesta a éstas preguntas, nos permitiría tener antecedentes históricos, económicos y culturales que pudieran servirnos como referencia para propuestas de proyectos productivos o bien como un documento que refiera la situación de las actividades textiles al término del milenio Y tal vez, nos ayudaría a responder a la pregunta general que nos estamos haciendo :

¿Con la realización del Megaproyecto del Istmo, cuyos efectos serían: manejo de alta tecnología, la llegada de gente extraña (caracterizada por la cultura del consumo), el establecimiento de nuevas colonias, tiendas, hombres y mujeres usando nuevas modas, etc. seguirá usándose el actual traje de Tehuantepec o se impondrá la forma de vestir de los barrios pobres de los Estados Unidos como ya se ha ocurrido en varias de nuestras ciudades?

¿Sería posible la ilusión de volver al cultivo del añil, el algodón y otros productos naturales como fuentes de riqueza ó desaparecerán completamente como ha ocurrido en las grandes ciudades de México? Y por último: ¿Existe la posibilidad de contar con el Megaproyecto, realizar cultivos y conservar parte de las costumbres del Istmo?.

* Investigadora del CIIDIR-IPN Unidad Oaxaca.
Correo: cidiroax@redipn.ipn.mx

BIBLIOGRAFIA.

Matus Vicente, 1970 Zapotecos del Istmo de Oaxaca en MEXICO, LEYENDAS, COSTUMBRES, TRAJES Y DANZAS, Jesús Medina Editor, México.
Velasco R. Griselle. 1995.- Origen del Textil en Mesoamérica. Editorial SEP-IPN, México.



 
  indice

 


Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social
Unidad Golfo
Xalapa, Veracruz, México