Sábado, 19 Abril 2014
PDF Imprimir E-mail

Share

Leyenda de la luna


Datos Generales

Título: Leyenda de la luna
Clave: 000042
Género: Narrativo
Subgénero: Mito
Idioma: Español, Español,Totonaco en PDF.
Tema: Origen de los astros
Narrador: Crescencio Garcí­a
Informante:
Sexo:
Lugar de nacimiento:
lugar de registro:
Recopilador: Aristeo de los Santos Garcí­a
Adscripción: Dirección General de Culturas Populares (Unidad Regional Norte de Veracruz)
Puesto: Promotor Cultural
Proyecto: UC MEXUS-CONACYT Grant number CB-07-127
Fuente:

CONACULTA/DGCP. 2000. Cuentos totonacos. Antología. Colec. Letras indígenas contemporáneas, pp. 27-28.

Observaciones:

La versión en totonaco, intitulada "Xa taqalhchiwin papaí®, se publicó en la misma fuente, pp. 25-26

Imagen
 

Según se sabe, la luna se forma por dos niños de ambos sexos.
Existí­a una familia con dos hijos; pero la madre no los querí­a porque se daban cuenta de lo que ella hací­a con otros hombres. Hací­a lo que se le vení­a en gana, pues su esposo no estaba con ella durante el dí­a, ya que tení­a que cazar animales.
Al regresar de la cacerí­a, la señora le daba malos informes de sus hijos diciéndole que durante el dí­a no la obedecí­an en lo que les mandaba. El esposo regañaba a sus hijos.
Un dí­a, al anochecer, la señora le propuso que al dí­a siguiente los llevara a perder a la montaña; que ella les prepararí­a un poco de alimento. El señor estuvo de acuerdo, pues desconocí­a el plan de la esposa; pero los niños, que estaban atentos a lo que platicaban sus padres, alistaron, al amanecer, una bolsa de ceniza, mientras la madre les preparaba su lonche. Cuando la madre tuvo todo listo, el padre salió de cacerí­a con sus hijos.
Al llegar a la montaña, el padre dijo a sus hijos que se quedaran en medio de la montaña mientras iba en busca de rastros de venados. Los niños, desde que salieron de su casa, empezaron a regar la ceniza que llevaban, hasta llegar a la montaña. Cuando el padre calculó que los niños se habí­an perdido ya, regresó a su casa.
Al caer la noche, los padres comentaban que jamás volverí­an a ver a sus hijos. Pero, al poco rato de terminada la plática, los niños llegaron a su casa, diciendo:
Ya llegamos, mamá.
Los padres no cabí­an en sí­ de sorpresa y, al dí­a siguiente, prepararon nuevamente el lonche para llevarlos, una vez más, a la montaña. Los niños alistaron otra vez su bolsa de ceniza; pero como los llevaron más lejos, la ceniza no les rindió.
Por fin, los niños se perdieron. Al caer la noche, subieron a un árbol llamado "higuera" para no ser devorados por los animales. Al amanecer, descendieron del árbol y siguieron caminando. En el camino se encontraron con el señor San Jorge, quien preguntó a los niños qué buscaban. Le contaron lo sucedido. La niña comentó:
Somos huérfanos porque mi padre nos perdió y ahora no tenemos qué comer ni sabemos dónde estamos.
El señor les aconsejó:
Váyanse por este camino, pero sin tocar ninguna fruta.
Les dijo, también, que fueran donde se encuentra el dios sol.
Los niños obedecieron. Al amanecer llegaron al lugar señalado, sin tocar ninguna fruta. A los niños les dieron un cargo: que la niña se convirtiera en luna y, su hermanito, en la estrella mí¡s grande que existe: el lucero de la mañana.

 

 



Archivos transcritos originales:
Texto   PDF

Creado: 27-06-2011 21:26:03
||
Modificado: 26-02-2012 16:27:49  

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar